It was a joke

martes, 3 de agosto de 2010

momentos para no pensar


Hay veces que la vida nos sorprende con un caminar autonomo y totalmente alejada de nosotros, con un caminar que decide que vaya a su paso, en el que meterle prisa o hacerla ir mas lenta es una tarea inutil, pues ella marca, podemos ponerle trabas o ayudarla, a lo mejor asi conseguimos que el ritmo se modifique levemente, aunque lo dudo, pero al menos que por nuestro esfuerzo no quede, aunque en ocasiones sentimos como ese subir la piedra mitologico por la ladera y que apenas queda un pequeño espacio para llegar, rueda nuevamente hasta el pie de nuestra montaña.


seguramente si en esos momentos nos sentamos se ve todo con mas perspectiva, por eso hoy me gustaria una silla, si como decia Sanz regalame la silla, la que usaba a la puerta de tu casa, para verte pasar, para verte disfrutar, la que en la distancia me deja reposar las piernas y la mirada, regalame la silla.



porque a veces me gusta pedir un regalo, hoy te pediria regalame esa silla, no otra por favor, si no esa silla, la tuya, la mia, la nuestra, un poco en usufructo hasta que usemos nuestra silla, pronto, muy pronto.


te amo


tuya ize

No hay comentarios:

Publicar un comentario